viernes, 23 de junio de 2017

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS DEL SEMINARIO SAN LUIS MARÍA GRIGNION DE MONTFORT (SAJM)



En este viernes 23 de junio de 2017, encabezados por Mons. Jean-Michel Faure, el Seminario San Luis María Grignion de Monstfort (SAJM) en Avrillé, Francia, con su obispo, sacerdotes y seminaristas, se ha consagrado al Sagrado Corazón de Jesús.
Deo gratias!



Imágenes de la Misa del Sagrado Corazón y consagración:









SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS





Señor, ten misericordia de nosotros.
Cristo, ten misericordia de nosotros.
Señor, ten misericordia de nosotros
Jesucristo óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Trinidad Santa, que eres un solo Dios, ten misericordia de nosotros.
Corazón de Jesús, Hijo del Padre Eterno,
Corazón de Jesús, formado en el seno de la Virgen Madre por el Espíritu Santo,
Corazón de Jesús, al Verbo de Dios substancialmente unido,
Corazón de Jesús, de majestad infinita,
Corazón de Jesús, Templo santo de Dios,
Corazón de Jesús, Tabernáculo del Altísimo,
Corazón de Jesús, Casa de Dios y puerta del cielo,
Corazón de Jesús, Horno ardiente de caridad,
Corazón de Jesús, Santuario de justicia y de amor,
Corazón de Jesús, lleno de bondad y de amor,
Corazón de Jesús, Abismo de todas las virtudes,
Corazón de Jesús, digno de toda alabanza,
Corazón de Jesús, Rey y centro de todos los corazones,
Corazón de Jesús, en que están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia,
Corazón de Jesús, en que mora toda la plenitud de la divinidad,
Corazón de Jesús, en que el Padre se agradó,
Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos nosotros hemos recibido,
Corazón de Jesús, deseo de los eternos collados,
Corazón de Jesús, paciente y muy misericordioso,
Corazón de Jesús, liberal con todos los que te invocan,
Corazón de Jesús, fuente de vida y de santidad,
Corazón de Jesús, propiciación por nuestros pecados,
Corazón de Jesús, colmado de oprobios,
Corazón de Jesús, desgarrado por nuestros pecados,
Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte,
Corazón de Jesús, con lanza traspasado,
Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo,
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra,
Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra,
Corazón de Jesús, víctima por nuestros pecados,
Corazón de Jesús, salvación de los que en Ti esperan,
Corazón de Jesús, esperanza de los que en Ti mueren,
Corazón de Jesús, delicias de todos los Santos,
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: ten misericordia de nosotros.

V.- Jesús manso y humilde de corazón.
R.- Haz nuestro corazón conforme al tuyo.

Oremos: Oh Dios todopoderoso y eterno: mira el Corazón de tu amantísimo Hijo y las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te tributa; y concede aplacado el perdón a éstos que piden tu misericordia en el nombre de tu mismo Hijo Jesucristo. Quien contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

A todas las invocaciones que siguen se responde: “Ten misericordia de nosotros”.



EL MENSAJE DEL CORAZON DE JESUS





UNA LLAMADA A LAS ALMAS


Este Mensaje está sacado de las comunicaciones que Sor Josefa Menéndez recibió en varias veces, durante los últimos meses de los años 1922 y 1923.


Quiero que las almas crean en mi Misericordia, que lo esperen todo de mi
Bondad, que no duden nunca de mi Perdón.

Yo soy el amor. Mi Corazón no puede contener la llama que constantemente le devora.

Yo amo a las almas hasta tal punto, que he dado la vida por ellas.

Por su amor he querido quedarme prisionero en el Sagrario, y hace veinte siglos que permanezco allí noche y día, oculto bajo las especies de pan, escondido en la hostia, soportando, por amor, el olvido, la soledad, los desprecios, blasfemias, ultrajes y sacrilegios.

El amor a las almas me impulsó a dejarles el sacramento de la Penitencia, para perdonarles, no una vez ni dos, sino cuantas veces necesiten recobrar la gracia. Allí las estoy esperando; allí deseo que vengan a lavarse de sus culpas, no con agua sino con mi propia Sangre.

En el transcurso de los siglos, he revelado de diferentes modos mi amor a los hombres y el deseo que me consume de su salvación. Les he dado conocer mi propio Corazón. Esta devoción ha sido como una luz que ha iluminado al mundo y hoy es el medio de que se valen para mover los corazones la mayor parte de los que trabajan por extender mi Reino.

* * *

Ahora quiero algo más; sí, en retorno del amor que tengo a las almas, les pido que ellas me devuelvan amor; pero no es éste mi único deseo; quiero que crean en mi misericordia, que lo esperen todo de mi bondad, que no duden nunca de mi perdón.

Soy Dios, pero Dios de Amor. Soy Padre, pero Padre que ama con ternura, no con severidad. Mi Corazón es infinitamente santo, pero también infinitamente sabio; conoce la fragilidad y miseria humana, y se inclina hacia los pobres pecadores con misericordia infinita.

Sí, amo a las almas después que han cometido el primer pecado si vienen a pedirme humildemente perdón... Las amo después de llorar el segundo pecado, ¡y si esto se repite no un millar de veces, sino un millón de millares, las amo, las perdono, y lavo con mi misma Sangre el último pecado como el primero!

No me canso de las almas y mi Corazón está siempre esperando que vengan a refugiarse en Mí. Tanto más cuanto más miserables sean.

¿Acaso no tiene un padre más cuidado del hijo enfermo que de los que gozan de buena salud? ¿No es verdad que para aquél es mucho mayor su ternura y solicitud? De la misma manera, mi Corazón derrama con más largueza su ternura y compasión sobre los pecadores que sobre los justos.

Esto es lo que quiero explicar a las almas; Yo enseñaré a los pecadores que la misericordia de mi Corazón es inagotable; a las almas frías e indiferentes, que mi Corazón es fuego y fuego que desea abrasarlas porque las ama; a las almas piadosas y buenas, que mi Corazón es el camino para avanzar en la perfección y por él llegarán con seguridad al término de la bienaventuranza. Por último, a las almas que me están consagradas, a los sacerdotes, a los religiosos, mis almas escogidas y preferidas, les pediré una vez más, que me den su amor y no duden nunca del mío; pero, sobre todo, que me den su confianza y no duden de mi misericordia. ¡Es tan fácil esperarlo todo de mi Corazón!

Yo daré a conocer que mi obra se funda sobre la nada y la miseria; éste es el primer eslabón de la cadena de amor que preparo a las almas desde toda la eternidad.

Haré que las almas conozcan hasta qué punto las ama y perdona mi Corazón. Penetro el fondo de las almas, sus deseos de darme gusto, de consolarme y de glorificarme: y el acto de humildad que sus faltas les obligan a hacer, viéndose tan débiles, es precisamente lo que consuela y glorifica mi Corazón. No importa
que las almas sean débiles, Yo suplo lo que les falta.

Les daré a conocer cómo su misma debilidad puede servirme para dar vida a muchas almas que la han perdido. Daré a conocer que la medida de mi amor y de mi misericordia para con las almas caídas, no tiene límites... Deseo perdonar... Descanso perdonando... Siempre estoy esperándolas con amor...

* * *

¡Que no se desanimen!... ¡Que vengan!... ¡Que se echen sin temor en mis brazos!... ¡Soy su Padre!... Muchas almas no comprenden cuánto pueden hacer para atraer a mi Corazón a las otras almas que están sumidas en un abismo de ignorancia y no saben cómo deseo que se acerquen a Mí para darles vida... La verdadera vida.

Yo te enseñaré mis secretos de amor y tú serás ejemplo vivo de mi misericordia, pues si por ti, que eres miseria y nada, tengo tanta predilección y te amo tanto, ¿que haré por otras almas mucho más generosas que tú?

Como no eres nada, ven..., entra en mi Corazón...; a la nada le es fácil entrar y perderse en este abismo de amor... Así iré consumiendo tu pequeñez y tu miseria... Yo obraré en ti... Hablaré por ti... Me haré conocer por ti...

¡Cuántas almas encontrarán la vida en mis palabras! ¡Cuántas cobrarán ánimo al ver el fruto de sus trabajos! Un actito de generosidad, de paciencia, de pobreza, puede ser un tesoro que gane para mi Corazón gran número de almas. Yo no miro la acción, miro la intención. El acto más pequeño hecho por amor, ¡adquiere tanto mérito y puede darme tanto consuelo!... Mi Corazón da valor divino a esas cosas tan pequeñas. Lo que Yo quiero es amor. No busco más que amor. No pido más que amor. El alma que sabe hacer de su vida una continua unión con la mía, me glorifica mucho y trabaja útilmente en bien de las almas. Está por ejemplo, ejecutando una acción que en sí misma no vale mucho, pero la empapa en mi Sangre o la une a aquella acción hecha por Mí durante mi vida
mortal, el fruto que logra para las almas es tan grande o mayor quizá que si hubiera predicado al universo entero, y esto, sea que estudie o que hable, que escriba, ore, barra, cosa o descanse; con tal que la acción reúna dos condiciones: primera, que esté ordenada por la obediencia o por el deber no por el capricho;
segunda, que se haga en íntima unión conmigo, cubriéndola con mi Sangre y con gran pureza de intención.

¡Cuánto deseo que las almas comprendan esto! ¡Que no es la acción lo que tiene en sí valor, sino la intención y el grado de unión con que se hace! Barriendo y trabajando en el taller de Nazaret, di tanta gloria a mi Eterno Padre como cuando prediqué durante mi vida pública.

Hay muchas almas que a los ojos del mundo tienen un cargo elevado, y en él dan grande gloria a mi Corazón, es cierto, pero tengo muchas otras que, escondidas y en humildes trabajos, son obreras muy útiles a mi viña, porque es el amor el que las mueve y saben envolver en oro sobrenatural las acciones más pequeñas, empapándolas en mi Sangre.

Si desde por la mañana se unen a Mí y ofrecen el día con ardiente deseo de que mi Corazón se sirva de sus acciones para provecho de las almas, y van, hora por hora y momento por momento, cumpliendo por amor con su deber, ¡qué tesoros adquieren en un día!... ¡Yo les iré descubriendo más y más mi amor!... ¡Es inagotable!... ¡Y es tan fácil al alma que ama dejarse guiar por el amor!



lunes, 19 de junio de 2017

COMENTARIOS ELEISON - FÁTIMA ES CRUCIAL - I




Número DXVIII (518)
17 de junio de 2017

Fátima es crucial – I

Mons. Williamson




¿El mundo está desquiciado – iniquidad execrable?
Para que la oscuridad se vuelva luz obedeced, de Dios, la Madre.

Todavía hay católicos que no entienden la importancia de las Apariciones y Mensajes de Nuestra Señora a los tres pastorcitos en Fátima, Portugal, en 1917, junto con las sucesivas apariciones y mensajes dados a una de ellos, la Hermana Lucía, durante los años subsiguientes. Ya la misma Iglesia en Portugal en 1931 le dio su aprobación oficial a la intervención de Nuestra Señora, y en esos Mensajes es Ella misma quien les dio gran importancia. Este es el texto de la segunda parte del Secreto de Fátima, que cae directamente bajo la aprobación oficial de la Iglesia. Es bastante conocido por muchos católicos, pero todo hombre viviente necesita entender su importancia, como se subraya en las palabras resaltadas en negrita:

Para salvarlas [las almas de los pobres pecadores que están en camino del infierno], Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón. Si hicieran lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra va a acabar. Pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche alumbrada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes por medio de la guerra, del hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, y la Comunión Reparadora de los Primeros Sábados. Si atendieran mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas… Al fin, Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y se le concederá al mundo un periodo de paz.

Aquí Nuestra Señora habla en 1917. “La Guerra” a que se refiere en la línea 3 fue la I Guerra Mundial (1914–1918) y la “guerra peor” fue la II Guerra Mundial (1939–1945), la cual no hubiera sucedido si todos los católicos en el mundo, empezando por el Papa, hubieran escuchado a Nuestra Señora de Fátima. “Para impedirla”, como lo prometió en 1917, volvió en 1929 con la Hermana Lucía para pedirle la Consagración de Rusia. Aun así los católicos en general y los clérigos en particular le prestaron poca atención. Como resultado, la “luz desconocida” profetizada por Nuestra Señora en 1917 en la línea 4 del párrafo anterior, ocurrió como un extraordinario resplandor rojo en toda Europa durante la noche del 25 de enero de 1938, y en septiembre de 1939 estalló completamente la II Guerra Mundial, con sus 66 millones de muertos.

¿Y Fátima no era importante? ¿Cuándo pudo habernos salvado de la II Guerra Mundial? Pero aún más importante fue cómo Fátima pudo habernos salvado del Concilio Vaticano II (1962–1965), y podría salvarnos aún en 2017 de las devastadoras consecuencias de ese Concilio, si tan solo suficientes católicos se despertaran e hicieran lo que Nuestra Señora pidió.

En los puntos suspensivos de la cita anterior, entre “aniquiladas” y “Al fin”, estaba enmarcado en el Secreto original lo que se vino a conocer como el “Tercer Secreto” de Fátima, en realidad la tercera parte del único y verdadero Secreto. Nuestra Señora dijo que este texto era para revelarse a más tardar en 1960, si la Hermana Lucía no moría antes de esta fecha. Pero aún no ha sido publicado, casi ciertamente porque contiene la condenación del Cielo a la esencia del próximo Concilio. Pero los clérigos ciegos, resueltos a proteger su proyecto favorito, se atrevieron a proclamar que Nuestra Señora había dicho que a partir de 1960 podría publicarse, una perversa mentira como ninguna. De este modo Fátima pudo haber salvado del impío siglo 20 no sólo al hombre y al mundo sino también a la Iglesia, si tan solo los clérigos hubieran escuchado. ¿Sigue siendo sin importancia Fátima?

Estimados lectores, recen el Santo Rosario y practiquen la Devoción de los Primeros Sábados, como Nuestra Señora de Fátima lo pidió. Es cuando suficientes de entre nosotros la escuchemos, que el mundo y la Iglesia comenzarán a darse vuelta.


Kyrie eleison.

miércoles, 14 de junio de 2017

martes, 13 de junio de 2017

ARTÍCULO DESCARADAMENTE ACUERDISTA DEL DISTRITO DE ASIA DE LA FSSPX









P. Paul Robinson FSSPX



LA UNIDAD DE FE CON EL PAPA FRANCISCO Y EL RECONOCIMIENTO CANÓNICO DE LA FSSPX



FUENTE (comentarios en color rojo añadidos por NP)

En este artículo, publicado con el permiso de la Casa General de la FSSPX en Menzingen, el P. Paul Robinson aborda la cuestión de si el Papa debe tener la fe de un tradicionalista [nótese esta expresión “la fe de un tradicionalista”. Esta es -simplemente- la fe católica] para que sea correcto para la FSSPX recibir de él el reconocimiento canónico.

Introducción

En el debate acerca de si la FSSPX debe aceptar una prelatura personal del pontificado del Papa Francisco, algunos han opinado que la FSSPX no debería considerar si el reconocimiento canónico es oportuno o prudente; sino que más bien, la verdadera pregunta que debería ser planteada es si la FSSPX y el Papa Francisco comparten la misma finalidad y tienen la misma fe. De ser así, entonces y sólo entonces podría ser correcto en principio, permitiéndonos discernir si también es prudente.

La posición implícita de aquellos que expresan esta opinión, es que el Papa Francisco no tiene la misma fe o la misma finalidad de la FSSPX, y por lo tanto sería en principio un error aceptar el reconocimiento canónico bajo el pontificado del Papa Francisco. No solo eso, sería ilógico, pues “establecer unidad legal sin unidad real sería… contradictorio”.

Este artículo tratará de mostrar que, en principio, no es un error aceptar el reconocimiento canónico de un Papa modernista, y también tratar de determinar un criterio por el cual se puede determinar el grado en que la colaboración con un Papa modernista es aceptable. Este artículo no considerará si es prudente, en las circunstancias actuales, aceptar la prelatura personal del Papa Francisco por parte de la FSSPX.

La Historia de la FSSPX

El primer hecho a destacar acerca de la posición mencionada es que va en contra del espíritu que anima toda la historia de la FSSPX. Hagamos una breve reseña de esa historia para ver que tal es el caso.

No parece muy difícil establecer que el Papa Paulo VI tenía fuertes tendencias modernistas. Aun así la FSSPX fue erigida canónicamente bajo el pontificado de Paulo VI y fue reconocida como pía unión desde 1970 a 1975. Así, por lo menos en la mente del Arzobispo, no puede estar mal, en todas las circunstancias, el colaborar con un Papa modernista al grado de tener una estructura canónica bajo su autoridad. [El P. Robinson no toma en cuenta que en 1970, año de la fundación de la FSSPX, la Iglesia recién empezaba a sumergirse en las tinieblas de la espantosa crisis inaugurada con el concilio Vaticano II. A medida que se producían los cambios y a medida que se consolidaba y se acentuaba más y más el proceso de autodemolición en la Iglesia, Monseñor Lefebvre iba endureciendo, progresivamente también, su postura ante la Roma ocupada por los herejes modernistas]

Los acontecimientos que llevaron a 1988 son tal vez los más ilustrativos en este sentido. Cuando se entiende que Monseñor Lefebvre estaba esperando señales de que debía consagrar obispos y que después de recibir dos de esas señales bajo la forma de escándalos modernistas por parte de Roma, fue entonces a Roma buscando un reconocimiento canónico; uno debería sacar el principio general: los escándalos modernistas, por sí mismos, no son un obstáculo para recibir el reconocimiento canónico de manos de los que perpetraron esos escándalos[Si el P. Robinson tiene razón, Mons. Lefebvre se equivocó cuando escribió esto al final de su vida y como conclusión de lo relativo al tema de las relaciones con Roma: Los sacerdotes que quieren permanecer católicos, tienen el estricto deber de separarse de la iglesia conciliar, hasta que ella redescubra la Tradición de la Iglesia y la Fe católica. (Mons. Lefebvre en “Itinerario Espiritual”, que es el último libro de Monseñor y, por eso, la manifestación de su última y definitiva voluntad). Noten, a propósito, que la expresión “iglesia conciliar” no figura nunca en este texto acuerdista de la FSSPX. También se equivocó el capítulo general del 2006: "Los contactos que mantiene la Fraternidad esporádicamente con las autoridades romanas tienen como único objeto ayudarles a que hagan otra vez suya la Tradición, de la que la Iglesia no puede renegar sin perder su identidad, y no para lograr una ventaja para sí misma ni para llegar a un imposible “acuerdo” puramente práctico"

Al mismo tiempo, el Arzobispo retiró su firma del protocolo que le proveería una estructura canónica, porque perdió confianza en aquellos con los que estaba negociando. [Así que, según el P. Robinson, no fue por motivos doctrinales que Mons. Lefebvre retiró su firma] Una vez que esta dura prueba terminó, se dio cuenta de que un mayor tradicionalismo [nótese la frase engañosa "mayor tradicionalismo". ¿Francisco debe ser calificado como una Papa “de menor tradicionalismo" y Benedicto XVI como "de mayor tradicionalismo" que aquél?] por parte de los romanos -en su doctrina- proveería bases sólidas para la confianza. [Entonces, según este sacerdote acuerdista, de lo que se trata es de “confiar”, no de defender la doctrina, no de combatir por los principios. Se trata de una cuestión de confianza, no de fe]

Por lo tanto, para él, evaluar la fe del Papa era la base para evaluar la aceptación del reconocimiento canónico, no en cuanto a si es posible, sino más bien a si es prudente. Si se puede confiar en al Papa para permitir a la FSSPX permanecer “como es” y ejercitar su ministerio -la “experiencia de la Tradición”- con suficiente autonomía, entonces el reconocimiento canónico es bueno para la Iglesia y debe ser aceptado.[Luego -conviene insistir en el punto- estas palabras de Mons. Lefebvre no valen nada:Los sacerdotes que quieren permanecer católicos, tienen el estricto deber de separarse de la iglesia conciliar, hasta que ella redescubra la Tradición de la Iglesia y la Fe católica]

sábado, 10 de junio de 2017

P. BOUCHACOURT: "TAL COMO SOMOS"




NOTA SYLLABUS:
La Fraternidad San Pío X no deja de hablar de sí misma, mirarse a sí misma, pensar en sí misma y recomendarse a sí misma. No otra cosa es el artículo publicitario que acaba de lanzar el P. Bouchacourt, Superior del distrito de Francia. En un texto muy breve, de apenas 9 párrafos y 788 palabras, menciona 15 veces a la Fraternidad San Pío X (curiosamente como hace la iglesia conciliar, que nombra una y otra vez a Francisco, olvidándose de Cristo). Coloca una cita conveniente de Mons. Lefebvre de 1980, muy anterior a las consagraciones episcopales, a sus durísimos epítetos contra los “anticristos” de la jerarquía romana y a sus definitivas ordenanzas contra todo tipo de acuerdo. Para el P. Bouchacourt el principal problema de la crisis actual se reduce a un “espíritu del concilio”. Sería bueno que releyera algunas palabras de Mons. Tissier de Mallerais (hoy en el ostracismo, relegado, guardado, quizás autocensurado, inoperante ante la cruzada de los liberales por llegar a un acuerdo con Roma). En su artículo “¿Hay una iglesia conciliar?”, publicado en Le Sel de la terre n° 85, verano 2013, Mons. Tissier desmentía a los que querían hacer creer que la Iglesia conciliar se reducía a un “espíritu”, basándose en una declaración circunstancial de Mons. Lefebvre. Y contrariamente a la aceptación de un acuerdo “tal como somos”, decía simplemente: “¡Bienaventurados aquellos que no son parte de esta “comunión de profanos”, que son providencialmente excluidos o son amenazados de ser excluidos! (…) ¡La vocación de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, desde su erección por la Iglesia católica en 1970 y el decreto de alabanza que la ha honrado en 1971, no ha sido jamás de recibir las bendiciones y reconocimientos de esta Iglesia conciliar!”. Hoy en los seminarios de la Neo-FSSPX se enseña otra eclesiología, ya no se habla más ni se hace la distinción entre Iglesia católica e iglesia conciliar. El P. Bouchacourt dice que serán reconocidos por Roma (es decir, recibirán su prelatura de parte de sus superiores modernistas) con el juramento antimodernista en las manos”. ¡Como si eso le importara a Francisco! “No digas: “Mi corazón es casto” si tus ojos no lo son”, dice la regla de San Agustín. Podríamos decirle al P. Bouchacourt: “No digas que tienes el juramento antimodernista en las manos, si no lo tienes, en la mente y en el corazón, si no actúas de acuerdo a él y colaboras con un modernista, el más escandaloso destructor de todos ellos. No presumas, Neo-Fraternidad, no digas “Mi doctrina es casta”, si tu conducta no lo es, y miras con ojos codiciosos hacia Roma, la Roma que corrompe, traiciona y apostata de la fe católica.




EN ESTE ARTÍCULO, EL P. BOUCHACOURT, SUPERIOR DE DISTRITO DE FRANCIA, SE EXPLAYA ACERCA DE LA IDEA QUE ALGUNA VEZ TUVO MONS. LEFEBVRE, EN CUANTO A QUE LA FSSPX PODRÍA SER REGULARIZADA POR ROMA CON TAL QUE SE RESPETARA PLENAMENTE SU IDENTIDAD, IDEA SINTETIZADA EN ESTA FRASE CLICHÉ: "TAL COMO SOMOS"
EL P. BOUCHACOURT CALLA, SIN EMBARGO, ESTA VERDAD ESENCIAL: MONS. LEFEBVRE ABANDONÓ ENTERAMENTE ESA IDEA ILUSORIA DESDE EL RETIRO DE SU FIRMA DEL PROTOCOLO DE 1988, PORQUE ES IMPOSIBLE QUE UNA CONGREGACIÓN ESTÉ SOMETIDA A UN PARA LIBERAL Y MODERNISTA Y PUEDA SEGUIR SIENDO ANTILIBERAL Y ANTIMODERNISTA
POR LO DEMÁS, LA FSSPX ES OTRA DESDE EL AÑO 2012, PUES PARA CUALQUIERA QUE TENGA OJOS PARA VER, ES CLARO QUE, AL MENOS DESDE ESE AÑO, LAS AUTORIDADES DE LA FRATERNIDAD INTENTAN ALCANZAR UN ACUERDO PRÁCTICO (NECESARIAMENTE TRAIDOR, ENTONCES) CON LA ROMA APÓSTATA. LA CONGREGACIÓN ES OTRA, DECAE PERMANENTEMENTE, SE HACE CADA VEZ MÁS DÉBIL ANTE LOS ENEMIGOS INTERNOS DE LA IGLESIA, SE ENCUENTRA EN PLENO PROCESO DE CORRUPCIÓN. 
EL RECIENTE ACUERDO ENTRE LA FSSPX Y ROMA EN RELACIÓN CON LOS MATRIMONIOS, ES UNA PRUEBA IRREFUTABLE DE LA DERIVA LIBERAL DE LA FSSPX, SIN HABLAR DEL ENSORDECEDOR SILENCIO DE MONS. FELLAY ACERCA DEL PAPA BERGOGLIO, SILENCIO CÓMPLICE INTERRUMPIDO, ESO SÍ, LAS NO POCAS VECES EN LAS QUE EL SUPERIOR GENERAL HA ELOGIADO Y AGRADECIDO A ESTE DEMOLEDOR DE LA FE Y DE LA IGLESIA, A ESTE ANTICRISTO, AL PONTÍFICE MÁS ESCANDALOSO DE TODA LA HISTORIA.

FUENTE

Tal como somos

En sus relaciones con la Sede apostólica, Mons. Marcel Lefebvre, para afirmar que se debía considerar a la FSSPX según su identidad propia, dijo: “Roma debe tomarnos tal como somos…” (cf. por ejemplo, el sermón del 27 de junio de 1980). Yo quisiera aclarar esta expresión.

La FSSPX fue fundada en 1970 según las reglas del derecho canónico, con los fines y medios conforme al espíritu de la Iglesia, como lo atestiguan la aprobación del obispo de Friburgo y los diversos documentos romanos que alabaron sus estatutos. Todos sus actos subsecuentes, hasta la “supresión” ilegal de 1975, fueron realizados respetando el derecho canónico.

Recordemos ahora la característica de la FSSPX: “La finalidad de la Fraternidad es el sacerdocio y todo lo que se le relaciona y sólo lo que concierne a éste”. Esto es lo que la distingue, por ejemplo, de los jesuitas o de los oratorianos. Mons. Lefebvre saca de ello una conclusión: “La Fraternidad es esencialmente apostólica, porque el sacrificio de la misa lo es también”. De allí se derivan las obras a las cuales se entrega la FSSPX: “Todas las obras de formación sacerdotal”, “ayudar a la santificación de los sacerdotes”, “ayudar a los sacerdotes de edad avanzada, enfermos”, pero también “las escuelas verdaderamente cristianas (…), es de éstas que saldrán las vocaciones”, y también “el ministerio parroquial”.

miércoles, 7 de junio de 2017

LEONARDO CASTELLANI, DEFENSOR DE LA TRADICIÓN



"Desde aquel reportaje en una revista porteña de gran difusión por los años 70 donde señala a Monseñor Lefebvre como la guía de la Iglesia hacia la correcta dirección, la generalidad del episcopado argentino terminó de defenestrar a Castellani o de meter su obra en el agujero negro de la conspiración del silencio".




Por Javier Navascués

Semblante grave y enjuto, cejas plateadas, pipa en ristre, la bufanda enmarañada al cuello, ataviado de sotana negra y boina vasca, leyendo con mirada escrutadora que penetra las entrañas de cada libro. Mente lucidísima y preclara, fiel hijo de San Ignacio de Loyola. Santo sacerdote amante de la Tradición y la sana doctrina, excelente predicador, periodista incisivo, literato brillante y genio creativo, personaje polémico por su valentía en denunciar el fariseísmo, profeta del caos actual…Es sin duda una figura riquísima, poliédrica y transcultural.

Daniel Francisco Giaquinta, periodista y profesor de Oratoria, tuvo la dicha de ser su discípulo y estudiar con pasión su riquísima obra. En esta sencilla entrevista nos regala unos trazos muy elementales de quien fue Castellani, a modo de canapé, para abrirnos boca y degustar su riquísima producción literaria.

¿Nos podría bosquejar una brevísima semblanza de Castellani?

Fue un buen Hijo de su padre San Ignacio de Loyola defendiendo la Tradición y la Cristiandad. Lleno de hazañas como el vasco, aunque con el tinte del criollo argentino. Fue muy varón y muy limpio, por eso ofendía a los afeminados y sucios. Fue un gran lector que analizaba con poderosa inteligencia todo lo recibido. Prendía los saberes de su causa primera y la aplicaba con dulzura a los hombres de buena voluntad. Pero a los de mala voluntad, a los fariseos, los latigaba duramente hasta echarlos del templo. Por eso lo odiaba tanto la jerarquía eclesiástica que había caído en el mal de Anás y Caifás. Fue un gran predicador tanto en la cátedra universitaria como en el Templo. Tanto es así que lo propusieron como diputado por el movimiento nacionalista tradicional, pero no llegó a ejercer. Fue un grandísimo escritor, de difusión periodística y de investigación. Abarcó todos los géneros de la literatura con más de cincuenta libros, siendo exquisito en cada uno de ellos. El fariseísmo no le perdonaría ni la Fe llena de obras ni la estética en publicitarlas.

¿Qué aportó al pensamiento católico?

Castellani fue el hombre mandado por la Divina Providencia a mi Patria y a todo el que pueda acceder a su legado para iluminar la finalidad de la vida cristiana, la Parusía. Dejó en claro que Jesús avisó que volvía pronto y que no puede mentirse ni mentirnos. Dijo Castellani a los nacionalistas argentinos que toda actividad política se supeditaba a esta realidad divina, y por ello no deja de aconsejar la resistencia en lugar del ataque. Castellani le aclara a los Tradicionalistas que la gran herejía del Fin de los tiempos es la negación del único dogma del Credo aún no cumplido, el Venturus est, el regreso de Cristo a poner la paz y el orden, los cielos nuevos y la tierra nueva, la justicia y el bien. La herejía final es bipolar y cicloide por ser tan inmanestista y antropocéntrica. Habla de destrucción total si está angustiada o de paraíso terrenal mediante la democracia y el consumo.
Lo primero en la intención es lo último en la consecución. Puesta la Parusía y la evidencia de sus signos profetizados por Nuestro Señor para los cristianos del Fin de los tiempos, entonces todo cambia, la Esperanza se vuelve feliz. Castellani irradia alegría por doquier.
Castellani enseñó que el marxismo caería fusionándose con el gran dinero de la doctrina liberal, gran pecado y herejía moderna, que dominaría todo hacia el gobierno único de la bestia del mar. Esto fue dicho en pleno éxito marxista de los años 50.

Háblenos de la rectitud y solidez de su pensamiento…

Sigue a Santo Tomás de Aquino, lo traduce y lo comenta, lo aplica a la Sagrada Escritura, lo aplica a la Política, lo lee y lo relee. Arruga la nariz cuando aparecen los vocabularios nuevos en Teología. Como herramienta para penetrar en el Angélico, tiene una formación filosófica aristotélica exquisita y conoce a los clásicos latinos y griegos como perito.

martes, 6 de junio de 2017

CANONISTA DEL OPUS DEI HABLA SOBRE LA FUTURA PRELATURA PERSONAL SAN PÍO X






FUENTE (énfasis en negrita añadido por NP)

El siglo XX fue un boom de novedosas instituciones en la Iglesia. Además, surgieron nuevas necesidades pastorales debidas a los cambios sociales. Para darles un reconocimiento el Vaticano creó nuevos marcos jurídicos. Uno de ellos es la prelatura personal.

Son similares a las diócesis, solo que su jurisdicción no es territorial sino personal y no sustituyen a las diócesis. A ellas pertenecen grupos de cristianos cuya situación requiere una atención pastoral especializada a causa de sus circunstancias externas o de sus necesidades espirituales. 

P. EDUARDO BAURA, Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma): "Por ejemplo fieles que tuviesen especiales necesidades por razones lingüísticas, como inmigrantes o nómadas, que van de un sitio a otro, están poco radicados en un lugar y necesitan una atención pastoral de sacerdotes que los vayan acompañando”. 

Una característica particular de quienes pertenecen a una prelatura es que siguen dependiendo de su obispo diocesano. Lo único que cambia es que espiritualmente pueden ser atendidos también por sacerdotes de su misma institución o comunidad, que a su vez está gobernada por un prelado.

P. BAURA: "Los fieles de esa prelatura siguen perteneciendo, siguen siendo fieles, de sus propias diócesis donde viven. Por eso se dice que la prelatura es como una ayuda a las diócesis porque ofrecen un servicio pastoral que a las diócesis les resulta difícil brindar”.

Por el momento la única prelatura personal que existe es el Opus Dei. La Santa Sede también ha ofrecido a los lefebvrianos la posibilidad de convertirse en prelatura. 

P. BAURA: "Efectivamente el fenómeno pastoral del Opus Dei es muy distinto al de los lefebvrianos, pero tienen en común el hecho de ser también unos fieles que necesitan una atención pastoral y que están presentes en muchas diócesis. Y hay un prelado que se encarga de esta atención en los distintos lugares”.

MONS. POZZO, Secretario, Pontificia Comisión Ecclesia Dei: "Los fieles laicos se pueden vincular a la prelatura y gozar de la cura pastoral y de la predicación de los sacerdotes de la misma prelatura manteniendo su pertenencia a su diócesis. Por estas razones la prelatura parece la figura más adecuada para tutelar a los lefevrianos.

La prelatura personal es una estructura jurídica novedosa dentro de la historia milenaria de la Iglesia católica. En ella caben instituciones variadísimas y distintas. 

Esta fórmula encarna el espíritu del Concilio Vaticano II donde la Santa Sede buscó nuevas formas para hacer frente a los desafíos pastorales que se iban presentando en el último siglo.
__________________________